Bienaventuranzas de la sonrisa

  • Felices quienes ofrecen cada mañana una sonrisa a la primera persona que se cruza en su camino.
  • Felices quienes derrochan sonrisas, pues sólo este exceso podrá vencer la distancia, los muros y las apariencias.
  • Felices quienes han descubierto que una sonrisa no cuesta prácticamente nada y en cambio  produce frutos imprevisibles.
  • Felices quienes después de vivir unos malos momentos renueva el ánimo con la sonrisa y la cercanía del amigo.
  • Felices quienes no piensan en el valor del mercado por cada sonrisa que ofrecen, sino que las reparte a quien la necesita y reconoce su utilidad en el momento que la regala.
  • Felices quienes se han dado cuenta que una sonrisa es un bálsamo que produce milagros y está indicada contra la tristeza, la apatía, la desesperanza y la dureza de corazón.
  • Felices quienes saben que una sonrisa ofrece serenidad ante el cansancio de la vida, da nuevo vigor a la persona que la recibe y renueva su ánimo.
  • Felices quienes han experimentado que repartiendo cada día más sonrisas no se empobrecen, sino que aumenta su felicidad al enriquecer a quienes las reciben.

________________

Miguel Angel Mesa. 
Madrid. + (PE/ Eclesalia) 
PreNot 9629  
110721
Agencia de Noticias Prensa Ecuménica
54  291 4526309. Belgrano 367.
Cel. 2914191623
Bahía Blanca. Argentina. www.ecupres.com.ar / asicardi@ecupres.com.ar


Cuando me llames

 

Concédeme, Señor, cuando me llames
que la obra esté hecha,
la obra que es tu obra
y que me diste que yo hiciera.

 

 

Pero también, Señor, cuando me llames
concédeme que todavía tenga
firme el paso, la vista despejada
y puesta aún la mano en la mancera

 

 

Yo sé muy bien que cuando al cabo falte
mi mano aquí, tu sabia providencia
otras manos dará, para que siga
sin detenerse nunca nuestra siembra

Gonzalo Báez-Camargo

 

Gonzalo Báez-Camargo (Oaxaca de Juárez, Oaxaca, 13 de noviembre de 1899 – Ciudad de México, 31 de agosto de 1983) fue un  maestro normalista, catedrático, pastor metodista, revolucionario, poeta, periodista, escritor, traductor y académico mexicano. Se especializó en temas bíblicos, fue considerado el primer hebraísta de México. Utilizó el seudónimo Pedro Gringoire (inspirando en un personaje de Victor Hugo). 


El “complejo de Dios” de la modernidad

La crisis actual no es solo una crisis de escasez creciente de recursos y de servicios naturales. Es fundamentalmente la crisis de un tipo de civilización que ha colocado al ser humano como “señor y dueño” de la naturaleza (Descartes). Ésta, para él, no tiene espíritu ni propósito y por eso puede hacer lo que quiera con ella.

Según el fundador del paradigma moderno de la tecnociencia, Francis Bacon, el ser humano debe torturarla hasta que nos entregue todos sus secretos. De esta actitud se ha derivado una relación de agresión y de verdadera guerra contra la naturaleza salvaje que debía ser dominada y “civilizada”. Surgió así también la proyección arrogante del ser humano como el “Dios” que domina y organiza todo.

Debemos reconocer que el cristianismo ayudó a legitimar y a reforzar esta comprensión. El Génesis dice claramente: “llenad la Tierra y sujetadla y dominad sobre todo lo que vive y se mueve sobre ella” (1,28). Después se afirma que el ser humano fue hecho “a imagen y semejanza de Dios” (Gn 1,26).

El sentido bíblico de esta expresión es que el ser humano es lugarteniente de Dios, y como Éste es el señor del universo, el ser humano es el señor de la Tierra. Él goza de una dignidad que es solo suya: la de estar por encima de los demás seres. De aquí se generó el antropocentrismo, una de las causas de la crisis ecológica. Finalmente, el monoteísmo estricto suprimió el carácter sagrado de todas las cosas y lo concentró sólo en Dios.

El mundo, al no poseer nada de sagrado, no necesita ser respetado. Podemos modelarlo a nuestro gusto. La moderna civilización de la tecnociencia ha ocupado todos los espacios con sus aparatos y ha podido penetrar en el corazón de la materia, de la vida y del universo. Todo venía envuelto con el aura del “progreso”, una especie de recuperación del paraíso, en otro tiempo perdido, pero ahora reconstruido y ofrecido a todos.

Esta visión gloriosa empezó a derrumbarse en el siglo XX con las dos guerras mundiales y otras coloniales que produjeron doscientos millones de víctimas. Cuando se perpetró el mayor acto terrorista de la historia, las bombas atómicas lanzadas sobre Japón por el ejército estadounidense, que mataron a miles de personas y destruyeron la naturaleza, la humanidad se llevó un susto del cual no se ha repuesto hasta hoy. Con las armas atómicas, biológicas y químicas construidas después, nos hemos dado cuenta de que no necesitamos a Dios para hacer realidad el Apocalipsis.

No somos Dios y querer serlo nos lleva a la locura. La idea del hombre queriendo ser “Dios” se ha transformado en una pesadilla. Pero él se esconde todavía detrás del “tina” (there is no alternative) neoliberal: “no hay alternativa, este mundo es definitivo». Ridículo. Démonos cuenta de que «el saber como poder” (Bacon) cuando se realiza sin conciencia y sin límites puede autodestruirnos.
¿Qué poder tenemos sobre la naturaleza? ¿Quién domina un tsunami? ¿Quién controla el volcán chileno Puyehe? ¿Quién frena la furia de las inundaciones en las ciudades serranas de Río? ¿Quién impide el efecto letal de las partículas atómicas de uranio, de cesio y de otros elementos, liberadas por las catástrofes de Chernobyl y de Fukushima? Como dijo Heidegger en su última entrevista a Der Spiegel: “sólo un Dios podrá salvarnos”.

Tenemos que aceptarnos como simples criaturas junto con todas las demás de la comunidad de vida. Tenemos el mismo origen común: el polvo de la Tierra. No somos la corona de la creación, sino un eslabón de la corriente de la vida, con una diferencia, la de ser conscientes y con la misión de “guardar y cuidar el jardín del Edén” (Gn 2,15), es decir, de mantener las condiciones de sostenibilidad de todos los ecosistemas que componen la Tierra.

Si partimos de la Biblia para legitimar la dominación de la Tierra, tenemos que volver a ella para aprender a respetarla y a cuidarla. La Tierra generó a todos. Dios ordenó: “Que la Tierra produzca seres vivos, según su especie” (Gn 1,24). Ella, por lo tanto, no es inerte; es generadora, es madre. La alianza de Dios no es solo con los seres humanos. Después del tsunami del diluvio, Dios rehizo la alianza “con nuestra descendencia y con todos los seres vivos” (Gn 9,10). Sin ellos, somos una familia menguada.

La historia muestra que la arrogancia de “ser Dios”, sin nunca poder serlo, sólo nos trae desgracias. Bástenos ser simples criaturas con la misión de cuidar y respetar a la Madre Tierra.+ (PE)


  ————————–
Por Leonardo Boff.
Brasil
(Distribuido por Movimiento Teología para la Liberación – Chile)
PreNot 9628  

110721
Agencia de Noticias Prensa Ecuménica

54  291 4526309. Belgrano 367.
Cel. 2914191623
Bahía Blanca. Argentina.
www.ecupres.com.ar
asicardi@ecupres.com.ar

Mercenarios

Jueves, 21 dejulio de 2011 (ALC) – “El bien es mayoría pero no se nota porque essilencioso. Una bomba hace mas ruido que una caricia pero por cadabomba que destruye, hay miles de caricias que alimentan la vida. Valela pena, ¿verdad?”

La triste noticia nos sorprendió, mucha gente lloró su asesinato aún sin conocerle personalmente. Cuando algoquerido se pierde, lágrimas caen sobre el corazón.

Pero los mercenarios ni  con 26, ¿o fueron 28?balas en su cuerpo  pudieron matar el sonido de su guitarra, elverso en su voz, la claridad y belleza de sus poemas, tampoco ladenuncia de la violencia, menos su anuncio de que la vida vale!   A ellos, escondidos en la sombra de su impunidad Facundoles dice: “No hay muerte, hay mudanza, del otro lado nos esperagente maravillosa”, dudo que ellos la verán.

Pobresmercenarios, el mundo los condena y repudia su trabajo perverso,ustedes dan lástima, consiguieron acallar el latido de sucorazón pero su recuerdo sigue latiendo porque su vidafué un servicio a la vida y ella se enriqueció con suinteligecia y creatividad.  El secreto fué su amor, esoque a ustedes les faltó.

“Dios te puso  un serhumano a tu cargo, eres tu mismo, tu tienes que hacerte libre y feliz,después podras compartir la vida verdadera con losdemás. Recuerda: Amarás a tu prójimo como a timismo. Reconcíliate contigo, ponte al frente del espejo ypiensa que  esa criatura que estás viendo es obra deDios”

Pobres mercenarios, ustedes son  muertos aunquevivan, son muertos porque al matar demuestran que sirven a la muerte,no a la vida como aquel que cayó bajo sus balas.  Muertosporque carecen de dignidad, respeto propio y valoración humana.Aquel que quisieron matar hoy les dice en el escondite de suimpunidad:
“Un solo hombre que no tuvo ni talento paravivir, mandó matar seis millones dejudíos”.

¿Dónde esta vuestro talento?en vuestra puntería? en vuestro cobarde coraje? en vuestradestreza criminal? ¿es eso talento? ¿podrállamarse talento al horror?. El talento estuvo en aquel que quisieronmatar y no pudieron porque erraron el blanco y no pudieron poner fin asu música, sus palabras, su sonrisa, su claro mensaje en favorde la paz y la dignidad humana, la prueba es que su voz sigue sonandoy repite: “Ama hasta convertirte en lo amado, mas aúnhasta convertirte en el mismo amor y que no te confundan unos pocoshomicidas”.

Se llamó Facunfo Cabral suvida nos dice que la fe es posible, nos deja sus cuentos y poesias,sus canciones y frases cargadas de sencillez  y sabiduría.

Hoy, junto con Mercedes Sosa, con Piazola, con Atahualpa,Alfonsina,  con Pablo Neruda, Borges, Ernesto Sábato y unalarga lista,  te aplaudimos y decimos gracias por tu vida. Enesperanza me juego que allá nos veremos.
————————
ARGENTINA
por Aldo Etchegoyen
Agencia Latinoamericana y Caribeña de Comunicación (ALC)
Edición en español: Combatientes de Malvinas 1230, 3190 La Paz, EntreRíos, Argentina

El suicidio de soldados y la política de condolencias de Obama

El  Presidente Barak Obama anunció recientemente que será revertida la política de  larga data por la que se negaban cartas de condolencia del presidente a las  familias de soldados que se hubieran suicidado.

Los  familiares de soldados muertos en combate reciben cartas del presidente. Sin  embargo, el silencio oficial ha significado durante mucho tiempo el estigma de  los que se quitan la vida. Esta medida significa un cambio de postura que se  esperaba desde hacía mucho tiempo respecto al reconocimiento de la epidemia de  suicidios de soldados y veteranos de guerra en este país, así como de la  cantidad de heridas ocultas que deja la guerra.

La  negación de cartas de condolencia en los casos de suicidio cobró relevancia a  nivel nacional cuando Gregg y Jannett Keesling hablaron acerca del suicidio de  su hijo Chancellor Keesling.

Chance  Keesling se integró al ejército en el año 2003. Luego de prestar servicio  activamente en Irak, fue transferido a las Fuerzas de Reserva del Ejército y  llamado nuevamente para prestar servicio en Irak en el año 2009. Los años de  guerra habían dejado sus huellas en el joven de veinticinco años de edad.

Como  me dijo su padre, Gregg: “Fue entrenado para la reconstrucción de Irak. Era un  ingeniero de combate entrenado. Operaba equipos grandes y amaba dirigir esos  grandes equipos. Sin embargo, al final, fue entrenado nuevamente como artillero  táctico para sentarse sobre un todoterreno militar, un Humvee. Y todo esto,  porque en realidad allá no se estaba haciendo mucha reconstrucción.”

Cuando  Chance Keesling regresó a su hogar, intentó acceder a un tratamiento  psiquiátrico a través del Departamento de Asuntos de los Veteranos de Guerra.  Su matrimonio había fracasado y sabía que necesitaba sanar. Rechazó la oferta  del Ejército de recibir un pago extra de veintisiete mil dólares para servir  nuevamente en Irak.

Finalmente,  fue de todos modos enviado a Irak. Dos meses después de ser desplegado  nuevamente, Chance llevó su revólver a una letrina y se disparó. En el informe  que emitió, el Pentágono consideró su muerte como “un incidente no vinculado al  combate”. Cinco meses después de su muerte y sumando a la herida el agravio, el  Departamento de Asuntos de los Veteranos envió una carta a Chance, la cual fue  recibida por sus padres, solicitándole completar su “Reajuste post despliegue.”

Kevin  y Joyce Lucey entienden bien de qué se trata todo esto. Su hijo Jeffrey formó  parte de la invasión a Irak en el año 2003. Luego de regresar a su hogar en  Massachusetts, presentó síntomas de trastorno de estrés postraumático. A él y a  su familia les fue casi imposible acceder a los servicios que necesitaban  recibir a través del Departamento de Asuntos de los Veteranos.

Jeffrey  decidió automedicarse: se volcó al alcohol. Se vestía con ropas de camuflaje y  caminaba por el barrio con su arma en la mano. Destruyó el automóvil de la  familia. Una noche, tras cumplir veintitrés años, Jeffrey se acurrucó en el  regazo de su padre, afligido. Kevin, su padre, recordó lo sucedido: “Esa noche  me pidió si podía sentarse en mi regazo. Lo acuné durante tres cuartos de hora  y luego se fue a su cuarto. Al día siguiente, el 22 de junio, lo tuve  nuevamente en mi regazo mientras cortaba la soga que lo sujetaba a una viga.”  Jeffrey Lucey se colgó en el sótano de la casa familiar. Sobre su cama yacían  las chapas de identificación que había quitado a los soldados iraquíes a los  que dijo haber matado.

Dado  que Jeffrey era técnicamente un veterano y no estaba en servicio, su suicidio  es uno más entre los miles que se sospecha que ocurren.

Con  frustración, Kevin Lucey resumió: “La cifra formal de suicidios que escuchamos  nos parece tremendamente baja con respecto a la real. Debido a que, como  decías, el suicidio de Jeff se encuentra entre los que no figuran en los  cálculos, entre los que no son conocidos, los que no son reconocidos; es que en  este momento ponemos el tema sobre la mesa ante la opinión pública, ya que  sentimos, al igual que la familia Keesling, que es una situación que necesita  ser discutida. Aunque hayan pasado los años, nuestro hijo murió en 2004, pero  casi todos los años se anuncia la creación de una comisión presidencial de  investigación. ¿Qué tan seguido es necesario investigar una epidemia de  suicidios?”

No  existe un sistema para llevar registro de los suicidios de los veteranos. Algunos  estudios epidemiológicos llevados a cabo por los Centros de Control y  Prevención de Enfermedades, así como otros estudios, sugieren que la tasa de  suicidios en veteranos de guerra es siete u ocho veces mayor que en la  población en general.

Un  informe del año 2005 y restringido a dieciséis estados estableció que los  suicidios de veteranos de guerra representaban el veinte por ciento del total,  un hallazgo extraordinario, considerando que los veteranos representan menos  del uno por ciento de la población.

Actualmente  se cree que el trastorno de estrés postraumático afecta al treinta por ciento  de los casi dos millones de soldados en actividad y veteranos de las guerras de  Irak y Afganistán. La tasa de desempleo de veteranos de guerra de sexo  masculino supera actualmente el veintidós por ciento.

Pensemos  en una base: Fort Hood, Texas. El Mayor Nidal Hasan se enfrenta a la pena de  muerte por presuntamente haber asesinado a trece personas en noviembre del año  2009 en el marco de un horrendo ataque sumamente difundido por los medios  masivos de comunicación. Mucho menos conocida es la epidemia de suicidios que  hay en esa base. Veintidós personas se quitaron la vida en ese lugar, tomando  en cuenta sólo el año 2010.

Ni  la familia Lucey, ni la familia Keesling recibirán una carta de condolencia del  presidente a pesar del cambio respecto a esa política. La familia Keesling no  la recibirá porque la medida no es retroactiva. La familia Lucey no la  recibiría aunque lo fuera, ya que sólo se aplica a los suicidios cometidos por  soldados en actividad desplegados en zonas de combate activo.
Quienes  padecen trastorno de estrés postraumático pueden abandonar el campo de batalla.  Lamentablemente, el campo de batalla nunca los abandona a ellos. Algunos ven en  el suicidio su única salida. Ellos también son bajas de guerra.+ (PE/Democracy  Now)

______________

Por Amy Goodman.
Estados Unidos.
Denis Moynihan  colaboró en la producción periodística de esta columna.

PreNot  9626
110720
Agencia de Noticias Prensa Ecuménica
54  291 4526309. Belgrano 367.
Cel. 2914191623
Bahía Blanca. Argentina.
www.ecupres.com.ar
asicardi@ecupres.com.ar

Ojo con discursos “fascistas” al estilo de “Profesores Mediocres”

A continuación transcribo un documento que recibí en mi correo y mi respuesta sobre el tema… Obvio los datos personales porque no son importantes. Lo medular, creo, es que estas propuestas de retroceso en los derechos de los niños -y otros derechos ya adquiridos, gracias a Dios- están circulando cada vez con más fuerza. Y como toda propuesta fascistoide, es atractiva y halla terreno en mentes jóvenes y mayores.

Está abierta la conversación. Dios les bendiga.

Documento Base

…a esto lleva los “famosos” Derechos de los Niños…..

LA VERDAD ES QUE SE SIENTE EL CAMBIO DE GENERACION 

La semana  pasada compré un producto que costó $15.800, Le di a la cajera $20.000 y busqué en el bolsillo $800 y se los pase para evitar recibir más  monedas cuando me diera la devuelta. La cajera tomó el dinero y se quedó mirando la máquina registradora, aparentemente sin saber qué hacer.  Intenté explicarle que ella tenía que darme $5.000 de cambio, pero ella  no se convenció y llamó al gerente para que la ayudara. Tenía lágrimas  en sus ojos mientras que el gerente intentaba explicarle y ella  aparentemente continuaba sin entender.

¿Por qué les estoy contando esto?
Porque me di cuenta de la evolución de la enseñanza desde 1960 y de las  condiciones actuales que se manejan en muchas escuelas públicas y peor  en las privadas, tanto en el ámbito académico como en el trato a los  alumnos, ahora los NENES, nunca pierden el año, aparte de inoperantes  son “intocables”, aportando las instituciones educativas generaciones  déspotas y nefastas a la sociedad.

Vean cómo fue el cambio en el área matemática, los ejemplos eran así:
1. Enseñanza de Matemáticas en 1960:
Un cortador de leña vende un carro de leña por $ 100.000. El costo de  producción de ese carro de leña es igual a 4/5 del precio de la venta.
¿Cuál es la ganancia?

2. Enseñanza de Matemáticas en 1970:
Un cortador de leña vende un carro de leña por $ 100.000. El costo de  producción de ese carro de leña es igual al 80% del precio de la venta.
¿Cuál es la ganancia?

3. Enseñanza de Matemáticas en 1980:
Un cortador de leña vende un carro de leña por $ 100.000. El costo de producción de ese carro de leña es de $ 80.000.
¿Cuál es la ganancia?

4. Enseñanza de Matemáticas en 1990:
Un cortador de leña vende un carro de leña por $ 100.000. El costo de  producción de ese carro de leña es de $ 80.000. Escoja la respuesta  correcta que indica la ganancia:
( ) $ 20.000 ( ) $40.000 ( ) $60.000 ( ) $80.000 ( ) $100.000

5. Enseñanza de Matemáticas en 2000:
Un cortador de leña vende un carro de leña por $ 100.000. El costo de  producción de ese carro de leña es de $ 80.000. La ganancia es de $  20.000.
¿Es correcto?
( ) Si ( ) No

6. Enseñanza de Matemáticas en 2010:
Un cortador de leña vende un carro de leña por $ 100.000. El costo de  producción de ese carro de leña es de $ 80.000. Si Ud. sabe leer coloque una X en los $ 20.000 que representan la ganancia..
( ) $ 20.000 ( ) $40.000 ( ) $60.000 ( ) $80.000 ( ) $100.000

¡¡¡No te rías, es en serio!!!

SI ERES DE AQUELLOS A QUIENES LA MAESTRA LES AVENTÓ BORRADORES, TIZAS, O  LES JALÓ LAS OREJAS, LOS PARARON EN UN RINCON Y LLAMARON A TUS PADRES AL COLEGIO PARA QUE TE REGAÑARAN EN PUBLICO: ENVÍA ESTE CORREO, PUES  NADA NOS PASÓ NI NOS QUEDAMOS TRAUMATIZADOS POR ENVIARLO.

PROFESORES MEDIOCRES!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Mi Reacción/Respuesta

Te paso unas primeras reacciones a tu envío, que asumo ha sido en buena fe y para motivarnos a algo (hasta ahora no encuentro a qué en mi caso, salvo el poner en orden mis pensamientos y escribírtelos):
  1. “Se siente el cambio de generación”: es muy cierto. Y creo que todos/as lo podemos percibir. Yo estoy a días de entrar en los 48 y vos andás entre los 20ss y los 30ss, y todos/as podemos sentir que la generación actual cada vez está más distanciada. Y la brechas generacionales se amplían cada vez más… y así seguirán “in saecula saecolurum”, no por designio de Dios o de Nostradamus sino porque así es la vida y nada más.
  2. “a esto lleva los “famosos” Derechos de los Niños”: esto es lo que más me desmotiva de tu envío. ¿Qué tienen que ver los DERECHOS DE LA NIÑEZ con la estupidez de una cajera en una tienda ignota? ¿Acaso el que una muchacha joven no sepa hacer una resta o manejar una caja registradora invalida los DERECHOS DE LA NIÑEZ? La niñez está ocupando el lugar que Dios siempre quiso darle: el centro de la vida de la familia y la sociedad, porque él los ha puesto al cuidado de nosotros/as, los adultos, para que los formemos con la plena conciencia de ser amados y queridos por un Dios que cuando se encarnó los puso en el centro de atención de Su comunidad. Y los niños/as tienen derechos por el solo hecho de haber nacido, y sus derechos no están -ni han estado jamás- en suspenso hasta que lleguen a ser “personas completas”, léase “adultos”. Así como los adultos tenemos derecho humanos por el solo hecho de haber nacido y no porque ningún gobierno o autoridad ha decidido en gesto magnánimo brindárnoslo. Me ratifico en una posición de vida, que encuentro tiene seria correlación con los principios de mi fe: LOS NIÑOS Y NIÑAS TIENEN DERECHOS INALIENABLES POR EL SÓLO HECHO DE EXISTIR, Y SI LOS ADULTOS SE LOS ROBAMOS DURANTE DÉCADAS, ¡GLORIA A DIOS PORQUE LLEGÓ LA HORA , Y ESTA ES, CUANDO LOS NIÑOS Y NIÑAS LOS HAN RECUPERADO Y NOS OBLIGAN A CUMPLIRLOS Y RESPETARLOS”.
  3. Y lo más triste es la frase final, el cierre de la meditación o arenga: “SI ERES DE AQUELLOS A QUIENES LA MAESTRA LES AVENTÓ BORRADORES, TIZAS, O  LES JALÓ LAS OREJAS, LOS PARARON EN UN RINCÓN Y LLAMARON A TUS PADRES AL COLEGIO PARA QUE TE REGAÑARAN EN PUBLICO: ENVÍA ESTE CORREO, PUES  NADA NOS PASÓ NI NOS QUEDAMOS TRAUMATIZADOS POR ENVIARLO”. Si la propuesta es que les demos derecho a los maestros a tirar borradores o tizas, jalarnos las orejas o pararnos en un rincón y/o animar a nuestros padres a a humillarnos en público porque “así debe tratarse a los niños/as para que aprendan”, me permito pedirte (¡no!, mejor te exijo) que me quites de tu lista de contactos. Soy un convencido que los maestros/as que recurren a  la violencia y a la degradación para “educar” a los/as niños/as, no son más que meros MERCACHIFLES SIN VOCACIÓN NI RESPETO ALGUNO POR LAS VIDAS A SU CUIDADO. Y más mediocres y dignos de lástima SON LOS PADRES Y MADRES QUE SE UFANA DE ENTREGAR A SUS HIJOS/AS A DIZ QUE MAESTROS PARA QUE LOS FORMEN, y delegan la función indelegable de ser ellos -los padres y madres- quienes disciplinen y formen a sus hijos/as. Es obvio que quienes han sido educados bajo la ley de la tiza y el borrador, sí han quedado traumados… de no ser así no apoyarían estúpidamente que esa libertad docente se siga sosteniendo. Por nuestra parte (mi esposa y yo), tenemos claro que maestro/a (en la escuela tradicional,  en la escuela dominical o dónde sea) que toque, ofenda, lastime, maltrate( física moral o psicológicamente) a mi hija se encontrará una acción firme y sostenida ante las autoridades competentes para que esa persona sea removida del cargo que ocupe… Y cuidado que no halle la firmeza del evangelio muscular, para hacerle sentir al abusador/a lo que se siente cuando alguien físicamente más grande se te pone a respirar en la nuca.
  4. Lo antes dicho no es para abrir debates… Lamento que vos, siendo tan joven y con tanta creatividad, te dejes seducir por propuestas fascistas que promueven la justificación de la violencia antes que la defensa de los derechos de la niñez. Pero como cada quien tiene derecho a pensar lo que quiera, estás en tu derecho, Sólo dejo estas reflexiones como ejercicio de mi derecho de no seguir recibiendo basura fascista en mi correo.
Amigos como siempre. Dios te bendiga.

DAR TESTIMONIO DE LA FE: “RESPETAR Y NO IMPONER”

Testimonio cristiano en un mundo de pluralismo religioso

Recomendaciones sobre la práctica del testimonio

 

Preámbulo

La misión forma parte del propio ser de la iglesia. Proclamar la palabra de Dios y dar testimonio al mundo es esencial para todos los cristianos. Al mismo tiempo, es necesario seguir los principios evangélicos, en el pleno respeto y amor por todos los seres humanos.

Conscientes de las tensiones entre personas y comunidades de diferentes convicciones religiosas, y de la diversidad de interpretaciones del testimonio cristiano, el Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso (PCDI), el Consejo Mundial de Iglesias (CMI) y, a invitación del CMI, la Alianza Evangélica Mundial (AEM), se reunieron varias veces durante un período de cinco años para reflexionar y elaborar el presente documento en el que se formulan recomendaciones sobre la forma de llevar a la práctica el testimonio cristiano en el mundo.  Este documento no pretende ser una declaración teológica sobre misión sino plantear los problemas prácticos asociados al testimonio cristiano en un mundo plurirreligioso.   

El objetivo del presente documento es estimular a las iglesias, los consejos de iglesias y los organismos misioneros a reflexionar sobre sus prácticas actuales, y a hacer uso de las recomendaciones que figuran en este documento para formular, si fuera preciso, las directrices que consideren idóneas para su testimonio y misión entre los creyentes de diferentes religiones y entre quienes no profesan ninguna religión. Esperamos que los cristianos en todo el mundo estudien este documento a la luz de sus prácticas a la hora de dar testimonio de su fe en Cristo, de palabra y obra.

 
 

Una base para el testimonio cristiano

1. Para los cristianos es un privilegio y una alegría dar razón de la esperanza que está en ellos y hacerlo con “mansedumbre y reverencia” (véase 1 Pedro 3:15).

2 Jesucristo es el testigo supremo (véase Juan 18:37). Dar testimonio cristiano es siempre compartir su testimonio, que adopta la forma de proclamación del Reino, de servicio al prójimo y el don total de sí aunque el acto de darse conduzca a la cruz. De mismo modo que el Padre envió a su Hijo en el poder del Espíritu Santo, los creyentes son enviados en misión para dar testimonio en palabra y obra del amor del Dios trino y uno.

3 El ejemplo y la enseñanza de Jesucristo y de la Iglesia primitiva tienen que guiar la misión cristiana. Durante dos milenios los cristianos han tratado de actuar conforme a Cristo, dando buenas nuevas del Reino de Dios (véase Lucas 4:16-20).

4 El testimonio cristiano en un mundo plural incluye el compromiso de entablar el diálogo con creyentes de  religiones y culturas diferentes (véase Hechos 17:22-28).

5 En algunos contextos, vivir y proclamar el evangelio es difícil, tropieza con muchos obstáculos, y hasta puede estar prohibido. Sin embargo, los cristianos han recibido el mandamiento de Cristo de continuar fielmente su testimonio de él en solidaridad unos con otros (véase Mateo 28:19-20; Marcos 16:14-18; Lucas 24:44-48; Juan 20:21; hechos 1:8).

6 Si los cristianos utilizan métodos inadecuados para ejercer su misión, recurriendo a la coacción o a engaños, están traicionando el Evangelio y pueden causar sufrimiento a otros. Por esas desviaciones estamos llamados al arrepentimiento y nos recuerdan la necesidad de la gracia sin fin de Dios (véase Romanos 3:23).

7 Los cristianos afirman su responsabilidad de dar testimonio de Cristo, pero saben que la conversión es, en última instancia, obra del Espíritu Santo (véase Juan 16:7-9; Hechos 10:44-47). Reconocen que el Espíritu sopla donde quiere en formas que ningún ser humano puede controlar (véase Juan 3:8).

 
 

Principios

Los cristianos están llamados a respetar los siguientes principios a la hora de cumplir con el mandamiento de Cristo en forma adecuada, particularmente en los contextos interreligiosos.

1. Actuar en el amor de Dios. Los cristianos creen que Dios es la fuente de todo amor, y, en consecuencia, están llamados en su testimonio a vivir vidas de amor y a amar a sus prójimos como a sí mismos (véase Mateo 22:34-40; Juan 14:15).

2. Imitar a Jesucristo. En todos los aspectos de la vida, y, especialmente en su testimonio, los cristianos están llamados a seguir el ejemplo y las enseñanzas de Jesucristo, a compartir su amor, a glorificar y honrar a Dios el Padre en el poder del Espíritu Santo (véase Juan 20:21-23).

3. Virtudes cristianas. Los cristianos están llamados a actuar con integridad, caridad, compasión y humildad, y a vencer toda arrogancia, condescendencia y actitud de menosprecio (véase Gálatas 5:22).

4. Acciones de servicio y justicia. Los cristianos están llamados a actuar con justicia y a amar misericordia (véase Miqueas 6:8). Además, están llamados a servir a otros y, al hacerlo, a reconocer a Cristo en el más pequeño de sus hermanos y hermanas (véase Mateo 25:45). Las acciones de servicio, como velar por la educación, la atención de salud, los servicios de socorro y las acciones de justicia y defensa de los derechos de otras personas, son parte integrante del testimonio del Evangelio. La explotación de la pobreza y la necesidad no tiene cabida en la acción cristiana. Los cristianos tienen que denunciar toda forma de seducción y abstenerse de caer en ella en sus acciones de servicio, en particular, los incentivos y las recompensas financieras.

5. Discernimiento respecto de los ministerios de curación. Como parte integrante de su testimonio del Evangelio, los cristianos ejercen ministerios de curación. Están llamados a ser capaces de discernimiento al poner en práctica esos ministerios, respetando plenamente la dignidad humana, y velando por que no se exploten la vulnerabilidad de las personas y sus necesidades de curación.

6. Rechazo de la violencia. Los cristianos están llamados a rechazar toda forma de violencia, sea psicológica sea social, en particular el abuso de poder, en su testimonio. También deben rechazar la violencia, la discriminación o la represión por cualesquiera autoridades religiosas o seculares, en particular, la violación o la destrucción de los lugares de culto, los símbolos y los textos sagrados.

7. Libertad de religión y de creencia. La libertad religiosa, incluido el derecho a profesar, practicar, propagar una religión o creencia y a cambiar de religión de forma pública se deriva de la propia dignidad de la persona humana que se arraiga en la creación de todos los seres humanos a imagen y semejanza de Dios (véase Génesis 1:26). Así pues, todos los seres humanos tienen los mismos derechos y responsabilidades. Cuando una religión se instrumentaliza con fines políticos, o cuando existe persecución por razones religiosas, los cristianos están llamados a dar un testimonio profético denunciando esas acciones.

8. Respeto y solidaridad mutuos. Los cristianos están llamados a comprometerse a colaborar con todas las personas en el respeto mutuo, promoviendo juntos la justicia, la paz y el bien común. La cooperación interreligiosa es una dimensión esencial de ese compromiso.

9. Respeto a toda persona. Los cristianos reconocen que el Evangelio interpela y enriquece las culturas. Aunque el Evangelio ponga en tela de juicio algunos aspectos de las culturas, los cristianos están llamados a respetar a todas las personas. Los cristianos también están llamados a discernir los elementos que, en la propia cultura, son impugnados por el Evangelio.  

10. Renunciar al falso testimonio. Los cristianos tienen que hablar con sinceridad y respeto; tienen que escuchar para aprender y comprender las creencias y las prácticas de los otros, y se los estimula a reconocer y apreciar la verdad y bondad que contengan. Todo comentario o enfoque crítico deberá hacerse en un espíritu de respeto mutuo, velando por no dar falso testimonio acerca de otras religiones.  

11. Velar por el discernimiento personal. Los cristianos tienen que reconocer que cambiar de religión es un paso decisivo que debe estar acompañado de tiempo suficiente para la debida reflexión y preparación, mediante un proceso que garantice la plena libertad personal.

12. Construir relaciones interreligiosas. Los cristianos deben continuar edificando relaciones de respeto y de confianza con creyentes de otras religiones con objeto de facilitar el entendimiento, la reconciliación y la cooperación recíprocos más profundos por el bien común.

Recomendaciones

La Tercera Consulta organizada por el CMI y el PCDI de la Santa Sede en colaboración con la AEM y con la participación de las familias cristianas más numerosas (católica, ortodoxa, protestante, evangélica y pentecostal), elaboró el presente documento en un espíritu de cooperación ecuménica para estudio por las iglesias, los órganos confesionales nacionales y regionales y las organizaciones misioneras, y, en especial, aquellas personas que trabajan en contextos interreligiosos, y recomienda que todos ellos:    

1. estudien las cuestiones planteadas en el presente documento y, llegado el caso, formulen directrices destinadas a la práctica del testimonio cristiano que sean aplicables en el respectivo contexto. Siempre que sea posible, esto debería hacerse de forma ecuménica, y en consulta con los representantes de otras religiones. 

2. construyan relaciones de respeto y confianza con creyentes de todas las religiones, en particular a nivel institucional entre las iglesias y otras comunidades religiosas, entablando un diálogo interreligioso permanente como parte de su compromiso cristiano. En algunos contextos, en los que años de tensión y de conflicto han creado graves recelos y quebrantamiento de las relaciones de confianza entre las comunidades, el diálogo interreligioso puede aportar nuevas oportunidades para resolver los conflictos, restaurar la justicia, curar las memorias, promover la reconciliación y consolidar la paz.  .

3. estimulen a los cristianos a reforzar la propia identidad y fe religiosas, al mismo tiempo que a profundizaren su conocimiento y entendimiento de las otras religiones, y, al hacerlo, a tener en cuenta los puntos de vista de los adeptos de esas religiones. Los cristianos deben evitar la tergiversación de las creencias y prácticas de los creyentes de otras religiones.

4. cooperen con otras comunidades religiosas, participando en acciones interreligiosas de defensa y promoción de la justicia y el bien común y, siempre que sea posible, expresen conjuntamente con esas comunidades su solidaridad para con las personas que se encuentran en situaciones de conflicto.

5. insten a los respectivos gobiernos a velar por el debido amplio respeto de la libertad de religión, reconociendo que en muchos países se impide a las instituciones religiosas y las personas el ejercicio de su misión.

6. oren por sus prójimos y por su bienestar, reconociendo que la oración es una parte esencial de lo que somos y hacemos, así como de la misión cristiana.  .

 

Apéndice: Antecedentes del presente documento

1. En el mundo actual, existe una colaboración cada vez mayor entre cristianos y entre cristianos y creyentes de diferentes religiones. El Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso (PCDI) de la Santa Sede y el Programa de Diálogo y Cooperación Interreligiosos del Consejo Mundial de Iglesias (DCI-CMI) tienen una larga historia de colaboración a ese respecto. Ejemplos de los temas en los que han colaborado en el pasado son: el casamiento interreligioso (1994-1997), la oración interreligiosa (1997-1998), y la religiosidad africana (2000-2004). El presente documento es el resultado de su trabajo en colaboración.

2. Existen cada vez más tensiones interreligiosas en el mundo actual, en particular, violencias y pérdidas de vidas humanas. La política, la economía y otros factores desempeñan una función en esas tensiones. A veces los cristianos también están involucrados, voluntaria o involuntariamente, en esos conflictos, sea como quienes son perseguidos sea como quienes participan en las acciones de violencia. Como respuesta a esta situación, el PCDI y el DCI-CMI decidieron hacer frente a los problemas planteados mediante un proceso conjunto que permitiera formular recomendaciones comunes para la práctica del testimonio cristiano. El CMI-DCI invitó a participar en este proceso a la Alianza Evangélica Mundial (AEM), que aceptó complacida.

3. Inicialmente, se celebraron dos consultas: la primera, en Lariano (Italia), en mayo de 2006, bajo el tema “Evaluación de la realidad”, en la que representantes de diferentes religiones compartieron sus puntos de vista y experiencias sobre la cuestión de la conversión. En la declaración de la consulta se dice: “Afirmamos que, aunque todos y cada uno tenemos el derecho de invitar a otros a ahondar en el entendimiento de la respectiva religión, ese derecho no debe ejercerse violando los derechos y las sensibilidades de los otros. La libertad de religión nos obliga a todos a asumir la responsabilidad no negociable de respetar las religiones de los otros como la nuestra, y nunca denigrarlas, vilipendiarlas o menospreciarlas con el objetivo de afirmar la superioridad de nuestra religión”.  

4. La segunda consulta, únicamente entre cristianos, se celebró en Toulouse (Francia), en agosto de 2007, para reflexionar sobre las mismas cuestiones. Se examinaron en profundidad los siguientes temas: “la familia y la comunidad, el respeto de los otros, la economía, el mercado y la competencia, y la violencia y la política. Las cuestiones pastorales y los aspectos misioneros de esos temas sirvieron de base para la reflexión teológica y los principios formulados en el presente documento. Cada tema es importante por propio derecho y merece mayor atención de la que se le da en estas recomendaciones.

5. Los participantes en la Tercera Consulta (entre cristianos) se reunieron en Bangkok (Tailandia), del 25 al 28 de enero de 2011, y se encargaron de finalizar el documento.