Archivos de la categoría ‘Artículos y Reflexiones’

Lecturas Diarias

Lunes 17 de junio
————————-
La voz le habló de nuevo, y le dijo: ´Lo que Dios ha purificado, no lo llames tú profano.´ (Hechos 10,15)

Purificar es quitar de una cosa lo que le es extraño, dejándola en el ser y perfección que debe tener según su calidad; limpiar de toda imperfección una cosa no material.

Dios es el único que puede purificarnos. Es decir, perfeccionarnos. Por él somos puros, sin defectos. No cuentan las diferencias entre nosotros, al quitar de nosotros todo lo que nos es extraño, nos lleva a nuestra esencia, que es la misma, perfecta, porque es a su imagen y semejanza.

Con esta frase comienza la misión de Pedro, de predicar a los paganos; ya no cuentan las diferencias, Dios nos iguala.

Cornelio no era judío, pero era un hombre piadoso, que adoraba a Dios, oraba y ayudaba a los demás. Eso es lo único que cuenta, su esencia, ni su origen ni sus posibles defectos. Dios lo había purificado mediante su fe.

Profano sería lo contrario a sagrado, lo muy dado a cosas del mundo.

¿Quiénes somos nosotros para juzgar cuándo algo o alguien es sagrado o profano?

Sólo Dios tiene el poder de juzgar y purificar.

Nosotros no debemos hacer distinciones, sino que debemos predicar la Buena Noticia a todos, pertenezcan o no a nuestra comunidad de fe.

Señor, ayúdanos a no juzgar, a estar abiertos para anunciar la Buena Nueva a todos y a todas, sin distinciones, porque tú nos has purificado a todos por medio de la fe y mediante tu Hijo Jesús, y nos has hecho hermanos.

Deborah Cirigliano

Hechos 10,1-20

21 SIMPLE WAYS TO BE AN EXCEPTIONAL DAD

Revisen este link… me parece muy bueno. FELIZ DÍA DEL PADRE!

http://theresurgence.com/2013/06/16/21-simple-ways-to-be-an-exceptional-dad?utm_source=twitter&utm_medium=markdriscoll&utm_campaign=Mark+Driscoll+Twitter

IS FATHERHOOD FADING OUT?

A Christian response to the boom in absent dads.

Alexandra Kuykendall
[ posted 6/14/2013 8:21AM ]
 
As a girl, Father’s Day underscored the other 364 days of the year, bringing a blaring reminder there was no father around to celebrate. The absence of that single, critical male relationship didn’t just make me feel lonely and left out, it impacted my understanding of the world and my place in it. .

After reflecting on how my father’s absence has impacted me as a girl and now woman, wife and mother in my memoir, The Artist’s Daughter, others have shared with me similar stories of abandonment and struggle. Our collective stories confirm what statistics scream: that the bond from father to child is essential. Whether our dads were good, bad, or not there at all, this relationship shapes our understanding of our very identities.

Yet, we live in a country where too many of us have broken relationships with Dad. In America, 1 in 3 kids live apart from their biological fathers. A recent Washington Post article addressed the dad dilemma with the eye-catching title: The new F-Word – Father. In it, Kathleen Parker addresses a question being asked as we discuss the latest stats on America’s female breadwinners: In the evolving 21st-century economy, “what are men good for?”

Parker concludes:

Women have become more self-sufficient (a good thing) and, given that they still do the lion’s share of housework and child rearing, why, really, should they invite a man to the clutter? Because, simply, children need a father… . Deep in the marrow of every human child burbles a question far more profound than those currently occupying coffee klatches: Who is my daddy? And sadly these days, where is he?

While single mothers may have enough grit, love, and know-how to raise us, the absence of Dad will still have its effect. Study after study shows that a children with absent fathers are more likely to live in poverty, drop out of high school, have a failing marriage, even be incarcerated than those whose fathers are involved in their lives. The data confirms how much a father matters to a child’s physical and emotional wellbeing and development. Fatherhood, it turns out, is a social justice issue.

But that’s unfortunately where the church often ends the conversation. We lament the shift in the family structure, express outrage at the latest statistics. We bring absent fathers into the culture wars, wrapping them up with changing definitions of marriage and family. As we preach and debate, Father’s Days go by and millions of children remain without the single, most influential male relationship that will continue to shape their identity throughout their lives.

If we take James’ words seriously and see true religion as caring for orphans and widows (James 1:27), we must see strong parenting, orphan prevention, as part of the call. How do we practically support the idea of children maintaining relationships with their fathers, if the ultimate responsibility lies on the father himself?

We can—without fanfare—support the fathers we know, including those that live with their children and those that do not. As Christians, we can offer dads opportunities to connect with their kids. That doesn’t mean plan another church carnival or father-daughter dance, though those are nice events.

Instead, as Christian families and communities, we should help foster organic relationships between fathers and children. Though relationships can be redeemed at any stage, the earlier the father-child bond is cultivated the larger the benefit is to the child. We can invite a dad and his kids into our lives, the things we are already doing, so they can experience life together. We support fathers as we ask a family over for dinner, ask them to go camping with us or signing up for T-ball together. Putting on the father-daughter dance is easier to execute because at the end of the night it’s over, while organic relationships are open-ended. It’s this side-by-side kind of journey that presents father and child the opportunity to be together.

Want to Change the World? Sponsor a Child

A top economist shares the astounding news about that little picture hanging on our refrigerator.

What can an ordinary person like me do to help the poor?” When people find out at parties and social gatherings that I am a development economist (and yes, we economists do attend such events), often they ask me this question. For a long time my response was the same: “Perhaps sponsor a child?”

http://www.christianitytoday.com/ct/2013/june/want-to-change-world-sponsor-child.html?paging=off

SUNDAY SCHOOL WITH FRANZ HINKELAMMERT

http://vimeo.com/44431346

The violent overreaction to 9/11 and to the revolutions of the 1960’s cannot be explained only with fear and politics. Franz Hinkelammert, a German-born economist, philosopher and liberation theologian, brings religion front and center to the discussion in a unique way. The emptiness felt by the those at the margins of a free-market utopian ideology has been filled by an extreme millenarian Christianity and other religious fundamentalisms that justify murder and torture as preemptive self-defense. In place of a suicidal theology of death based on defeating or marginalizing others, Hinkelammert advocates an economics that promotes coexistence by looking towards liberation theology and the preferential option for the poor.

Any analysis of how Latin America went from military dictatorships and neoliberal capitalist austerity to the rise of the center-left governments of the last decade cannot simply focus on policy failure. Alternatives came from the grassroots: from activists, unions, base Christian communities and centers like the D.E.I., Departamento Ecuménico de Investigaciones, based in Costa Rica and co-founded by Hinkelammert after his exile from Pinochet’s Chile. For over 30 years it has brought together thousands of people from Christian community and popular movement groups all over Latin America to discuss, write, research and swap nonviolent solutions to the problems of economic, religious and political exploitation.

During the socialist government of Salvador Allende (1970-1973), Franz Hinkelammert worked at the Catholic University of Chile, where there was a theological battle between the left-wing liberation theologians and the right-wing Opus Dei Catholics who decried Allende as a godless communist sizing them all up for a future of gulags and breadlines. After the Nixon-Pinochet coup d’etat, Hinkelammert moved to Costa Rica. Books he wrote at the D.E.I. included Ideology of Submission (1977) and Critique of Utopian Reason (1984). Cornell West wrote the foreword to his influential book The Ideological Weapons of Death: A Theological Critique of Capitalism (translated by Phillip Berryman, 1986), calling it “a new point of departure for liberation theology”. Not content to retire as an elder scholar, Hinkelammert is still writing: his 2004 book Property for People, Not for Profit was a prescient analysis of the failure of casino capitalism and the bubble that was about to burst.

The film is based on his research and covers three days of interviews with him shot in various locations around the D.E.I. It includes historical footage as well as new footage shot at former Argentine and Chilean torture centers and CIA black sites in Poland—spaces that are physical reminders of the lengths power will go to when threatened.

Lecturas Diarias

Sábado 15 de junio

——————————————

Pedro le dijo: -Eneas, Jesucristo te sana. Levántate y arregla tu cama. Eneas se levantó al momento. Hechos 9,33

En muchos pasajes de los evangelios, que son testimonios de la vida y obra de Jesús, encontramos relatos de hechos extraordinarios realizados por él. En nuestra fe cristiana reconocemos que DIOS todo lo puede, y que como iglesia estamos convocados para un compromiso serio por la vida.

Al leer el pasaje no podemos soslayar la gran especulación proselitista que muchas iglesias hacen al convertirse en iglesias milagreras para obtener un rédito que no forma parte del compromiso de Jesucristo con la vida.

Tengamos cuidado de medirnos así y calificar o descalificar a nuestras propias iglesias.

Pero ¿no existen más milagros? ¿Por supuesto que sí! Nos corresponde vivir una etapa de milagros testimoniales como cuerpo de iglesia en medio de nuestra sociedad y de cada uno en particular. Es más: no hay iglesia si no vivimos nuestra fe de esta manera. El milagro es compartir cada día la buena nueva de Jesucristo, su evangelio y la vida saludable.
Como Pedro somos llamados a estar presentes con todo lo que tenemos y nos fuera dado por Dios, dónde, cuándo y en la circunstancia que se nos requiera. No son importantes los micrófonos, amplificadores, y espectáculos de fe. No ignoremos dónde debemos estar, en lugar de calentar bancos donde Dios no nos ubica. Si como Jesús, como Pedro, en nuestros días nos sumergimos responsablemente revestidos con la verdad de Dios en la realidad de la humanidad, muchos resucitarán a la vida digna, saludable, buena y justa que el Creador ofrece.
R. Ernesto Weiss

Los organismos ecuménicos latinoamericanos y caribeños – Carmelo Alvarez

Escribo esta reflexión a escasos días de la culminación de la 6ta. Asamblea General del Consejo Latinoamericano de Iglesias (CLAI) celebrada en La Habana, Cuba.
http://alcnoticias.net/interior.php?lang=687&codigo=24075&format=columna
Carmelo Alvarez
———————

Chicago, miércoles, 12 de junio de 2013

He asistido ininterrumpidamente a todas las asambleas del CLAI desde 1978 en Oaxtepec, México. Allí pronuncié una de las ponencias bajo el tema, “La iglesia en América latina: entre la crisis y el desafío”. Fue una gran oportunidad para exponer mi visión sobre lo que acontecía en Latinoamérica y el Caribe en aquellos tiempos. Eran momentos cruciales de dictaduras militares en Suramérica y con guerras cruentas en Centroamérica. Ocupaba la cátedra de historia de la iglesia en el Seminario Bíblico Latinoamericano en San José, Costa Rica. Había sido elegido rector de la institución en julio de 1978, y se me invitó a compartir mis preocupaciones y sueños.

Mi lectura teológica y misional en aquellos días estaba entrecruzada por la urgencia de defender la vida y discernir las señales de los tiempos. Eran tiempos aciagos y con grandes incertidumbres, pero cargados de mucha expectación y esperanza. Buscábamos respuestas y derroteros que nos abrieran horizontes. No podemos ocultar que vivíamos angustiados sobre todo porque muchos hermanos y hermanos eran torturados, desaparecidos y asesinados. Tenían nombre y apellido, los conocíamos en persona. Ello añadía a nuestra zozobra.

A 35 años de aquella asamblea donde decidimos iniciar el proceso hacia “el CLAI en formación”, el horizonte ha cambiado, porque tenemos otras expectativas y quizás otras angustias. Sin embargo, seguimos creyendo que aquél proyecto era viable y debe seguir siendo viable. Por otro lado, nos percatamos que los entusiasmos de aquél momento se han disipado. Quizás estemos ante la presencia de agotamientos y fatigas propios de organismos ecuménicos que pueden estar perdiendo vigencia. El CLAI no es el único organismo ecuménico regional o internacional que padece esta crisis. 

En los días que estuvimos en la Asamblea del CLAI en La Habana escuchamos sobre la seria crisis financiera y estructural que padece la Conferencia de Iglesias del Caribe, organismo contemporáneo del CLAI, fundado en aquella década del 70 del siglo 20. Una situación lamentable para una organización que ha cumplido un papel fundamental en la vida ecuménica del Caribe.

Lo que apuntamos sobre la Conferencia de Iglesias del Caribe podemos señalar en la Conferencia Cristiana de Asia y el Consejo de Iglesias de África. Además, el propio Consejo Mundial de Iglesias ha ido erosionando su vigencia e impacto, en medio de un mundo más globalizado, plural, y por ende, más complejo. Loy y las que hemos participado por mucho tiempo de la vida del CMI notamos la disminución de su convocatoria y proyección en tiempos de mayor efervescencia de diversidad de movimientos religiosos en el mundo con agendas más conservadoras y en muchos casos fundamentalistas. El Consejo Nacional de Iglesias de Cristo de Estados Unidos padece una crisis muy similar. Incluso, su papel como instancia de diálogo y espacio de encuentro ha sido silenciado o co-optado por otras fuerzas sociales y políticas que controlan la agenda pública, en un ambiente más secularizado y culturalmente menos influido por el otrora dominio liberal sobre la cultura dominante norteamericana. Hay muchas voces, muchas veces en una confusión de lenguajes como en la torre de Babel, que impide descifrar cuáles son los caminos apropiados para salir de la confusión.

La intención de mi análisis no pretende  dar lecciones, ni siquiera ofrecer soluciones definitivas en tiempos de transición. No obstante, creo que puedo atisbar algunos derroteros y rumbos que nos podrían ayudar. Cuando estuvimos en Oaxtepec, México, el CLAI en formación expresó que debíamos responder a los sectores postergados u olvidados. Ello incluía a los sectores indígenas, las mujeres y los niños y jóvenes. Aunque esas categorías siguen vigentes hoy más que nunca hay que seguir expandiendo los sujetos marginados e invisibilizados, y responder con la mayor claridad posible a los asuntos ecológicos y económicos. El futuro de la especie humana y el planeta están en juego, y con carácter de emergencia.

La diversidad de movimientos religiosos en Latinoamérica y el Caribe amerita no postergar por más tiempo plantearnos que implica ser iglesias hoy y como ofrecer espacios de encuentro. No se trata sólo saber sociológicamente el asunto de la identidad eclesial, es saberse responsables, con fuerza ética, de nuestra respuesta a los acuciantes problemas que afectan a nuestro pueblo latinoamericano y ofrecer una alternativa coherente desde la fe. Si se quiere es pasar de la justificación por la fe, sin negarla, a la justicia para todos y todas, incluyendo toda la creación  (Elsa Tamez).

Entonces, es un llamado a la conversión. He aprendido, con humildad con las iglesias pentecostales, que si nos postramos ante Dios contritos y auténticamente humillados, el Espíritu nos guiará a la verdad. Y la verdad que es Jesucristo siempre la necesitamos.

Percibí en la 6ta. Asamblea del CLAI un ambiente de ambición por el poder como nunca antes lo había experimentado. Debo ser sincero, me pareció hasta por ratos, enfermizo. No soy ingenuo, la ambición en la vida tiene su lugar, y en la vida cristiana debe ser fuente que disponga para el servicio y la solidaridad. Pero si nos agotamos en la búsqueda del poder por el poder, no somos fieles al llamado de Jesús para luchar por el reinado de Dios y no nuestras agendas particulares. La hora de Latinoamérica y el Caribe lo exige.

En medio de esta crisis dejemos que el Espíritu nos guie.

El Nuevo – Mario Benedetti

Un poema del gran maestro sureño, donde se pueden detectar algunos síntomas del burnout… Leamos, mirándonos como en un espejo…
——————
EL NUEVO 
Viene contento 
el nuevo 
la sonrisa juntándole los labios 
el lápiz faber virgen y agresivo 
el duro traje azul 
de los domingos 

Decente 
un muchachito. 
Cada vez que se sienta 
piensa en las rodilleras 
murmura sí señor 
se olvida 
de sí mismo. 
Agacha la cabeza 
escribe sin borrones 
escribe escribe 
hasta 
las siete menos cinco. 
Sólo entonces 
suspira 
y es un lindo suspiro 
de modorra feliz 
de cansancio tranquilo. 

Claro 
uno ya lo sabe 
se agacha demasiado 
dentro de veinte años 
quizá 
de veinticinco 
no podrá enderezarse 
ni será 
el mismo 
tendrá unos pantalones 
mugrientos y cilíndricos 
y un dolor en la espalda 
siempre en su sitio. 
No dirá 
sí señor 
dirá viejo podrido 
rezará palabrotas 
despacito 
y dos veces al año 
pensará 
convencido 
sin creer su nostalgia 
ni culpar al destino 
que todo 
todo ha sido 
demasiado 
sencillo.

Curas En La Opción Por Los Ricos.

Originalmente publicado en ECUPRESS - AGENCIA DE NOTICIAS PRENSA ECUMÉNICA:

Por Susana Merino.

Buenos Aires.

 Tal vez sea un título un tanto provocativo.  En todo caso no es otra su intención. Ya llevamos ¿cuántos? ¿veinte siglos? Pregonando en el desierto ¿no será que hemos equivocado el rumbo? ¿Quiénes son los dueños del poder, del poder cambiar la realidad? Y entre ellos ¿cuántos son los que se consideran o aparentan ser cristianos? Supuestamente deben ser unos cuantos en las naciones de la tierra teóricamente “occidentales y cristianas” y entre ellas todos los países  que  concentran en sus manos el  destino del planeta.

¿Opción por los pobres? Quién mínimamente sensible habría de objetar que son los que más necesitan, apoyo, contención, ayuda espiritual y material… Pero lo que agobian son las estructuras consolidadas en el tiempo y con claras y empecinadas intenciones de quedarse y de seguir sometiendo a los más débiles, de exprimir hasta el agotamiento su fuerza laboral, sus reservas…

Ver original 601 palabras más

Socialismos reales y cristianismo.

Originalmente publicado en ECUPRESS - AGENCIA DE NOTICIAS PRENSA ECUMÉNICA:

Por Honorio Cadarso.

España.

Navegando un poco a la deriva por Internet, a la búsqueda de referencias al socialismo “real” en sus relaciones con la iglesia y las religiones en general, es fácil encontrarse con páginas sobre Cuba y Tanzania, dos países en los que el dilema, tesis-antítesis entre ateísmo y religión, iglesia y poder civil socialista, se ha planteado y se está planteando en vivo y en directo. Y no faltan tampoco, de rebote, algunas alusiones de pasada hacia Vietnam…

Importa subrayar, de entrada, que se trata de situaciones reales, de encuentros sobre el terreno, no de construcciones en torno a un futurible triunfo del socialismo en este o aquel país. Militantes del partido comunista y creyentes de esta o aquella religión no pueden eludir el encuentro y la obligación de cohabitar y colaborar en trabajos, proyectos, gestión de empresas y colectividades.

Francisco Oves, arzobispo de La Habana, proclamaba…

Ver original 589 palabras más

Leadership Freak

Empowering Leaders 300 Words at a Time

The Bookshelf of Emily J.

life, lessons, and literature

Blogging for a Good Book

A suggestion a day from the Williamsburg Regional Library

GeneraXion Esperanza's Blog

Somos una red de jóvenes cristianos, que amamos a Dios, seguimos a Jesús como discípulos, vivimos en comunidad y servimos a los demás.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: